Antes y después

Blefaroplastia sin cirugía antes y después

Rejuvenecer la mirada y el rostro sin necesidad de tener que pasar por quirófano es posible gracias a la blefaroplastia sin cirugía. Te contamos todo lo que necesitas saber sobre este tratamiento.

Tu mirada lo dice todo de ti. Es un rasgo fundamental en tu apariencia y también uno de los que más sufren la incidencia del sol y otros factores climáticos, los cambios hormonales y la edad. Por otro lado, algunas personas experimentan un envejecimiento mucho más rápido de los párpados y la zona que rodea a los ojos como consecuencia de su herencia genética. Sea cual sea el origen de las bolsas de tus ojos o de unos párpados caídos, puedes ponerle solución a esos defectos mediante una blefaroplastia sin cirugía. En este post te contaremos como es el antes y después de una blefaroplastia sin cirugía.

 

¿Qué es una blefaroplastia sin cirugía?

¿Te has fijado en que algunas personas presentan una mirada triste o cansada? En muchas ocasiones no se trata de una cuestión emocional sino puramente física. Sus párpados se han caído de su posición original por un exceso de tejido, se han formado bolsas debajo de los ojos y han aparecido arrugas en los laterales. Aparte de que en ocasiones el peso excesivo de unos párpados caídos puede derivar en problemas de visión, desde el punto de vista estético la principal consecuencia de esta deformación es la de un aspecto mucho más envejecido del rostro que no se corresponde con la edad real del paciente.

La blefaroplastia sin cirugía es una alternativa a las intervenciones habituales para el tratamiento de este tipo de problemas estéticos. Una solución estupenda con la que rejuvenecer la mirada y devolverle al conjunto de la cara un aspecto mucho más atractivo empleando el peeling químico, el bótox, el ácido hialurónico o el láser. La blefaroplastia sin cirugia antes y después presenta unos resultados asombrosos, indoloros y prácticamente inmediatos.

 

¿Qué diferencias hay entre una blefaroplastia sin cirugía y una con cirugía?

La blefaroplastia con cirugía o cirugía de párpados completa es otra de las técnicas de estética facial empleadas en la eliminación del exceso de piel y las bolsas prominentes que afean tu mirada. Por lo general, se utiliza de manera simultánea con otros procedimientos de tensado e hidratación de la piel para garantizar un efecto de rejuvenecimiento mucho más natural. Pero no hay necesidad de recurrir a ella a menos que se trate de un caso muy complejo.

Y es que, al tratarse de una intervención quirúrgica, el procedimiento conlleva un proceso de recuperación y un estricto control médico, así como algunas molestias asociadas a la inflamación de la zona y a las cicatrices que se generan como consecuencia de la operación. Con todo, los resultados son sensacionales.

Sin embargo, la blefaroplastia sin cirugía evita estas complicaciones en tanto que el procedimiento es más sencillo. Precisamente por este motivo, en la blefaroplastia sin cirugía el precio es también más reducido y accesible a un número de pacientes mucho más amplio.

El tratamiento sin cirugía se realiza mediante anestesia local y tiene una duración aproximada de 20 - 25 minutos. La zona afectada se trata mediante inyecciones de ácido hialurónico, colágeno o bótox. También hay métodos láser para la realización de estos procedimientos o alternativas como el peeling químico. Por lo tanto, es una intervención que no deja cicatrices y no produce cambios drásticos en las facciones. Simplemente elimina las imperfecciones en el entorno de los párpados aportando mayor luminosidad y juventud al rostro.

 

Blefaroplastia sin cirugía antes y después

Los requisitos para someterse a uno de estos tratamientos médico estéticos son casi inexistentes. A menos que existan zonas de piel excesivamente flácidas o caídas, el empleo de la técnica sin cirugía siempre es viable. Otro aspecto destacable es que en la blefaroplastia sin cirugía el precio es más asequible, por lo que son muchas las pacientes que tanto por comodidad como por presupuesto escogen esta alternativa.

El postoperatorio de una blefaroplastia sin cirugía es muy sencillo. El paciente puede continuar haciendo vida normal una vez que sale de la consulta y únicamente notará una ligera inflamación o enrojecimiento en la zona tratada. Ambas desaparecerán en apenas unos días junto a las diminutas costras que aparecen en los puntos de inyección, haciendo que luzcas una mirada mucho más joven y atractiva.

 

                                                                                                    Blefaroplastia sin cirugía por Clínicas Diego de León - Cliniky 

  Antes y después de una blefaroplastia sin cirugía por Clínicas Diego de León

 

¿Qué te parece la blefaroplastia sin cirugía? 

 


 

 

 

Añade un comentario

Nombre

Email (no se mostrará)

Comentario

Comentarios (1)

#1 JULIA MARTINEZ

SE NOTA MUCHA DIFERENCIA

Publicado el 02 de julio de 2019