Dietas

Cómo evitar el efecto rebote

Aumentar de peso después de haberse sometido a un tratamiento o una dieta para adelgazar es bastante habitual y puede ocurrir si no se siguen las pautas correctas. En este post te contamos cómo evitar el efecto rebote.

Para conseguir adelgazar no solo sirve con someterse a un tratamiento de cirugía estética o a una dieta durante un tiempo, hay que saber mantener unos buenos hábitos alimenticios y una rutina de ejercicio para poder evitar el efecto rebote, es decir, recuperar en pocas semanas todos los kilos que tanto nos ha costado perder.

¿Por qué se produce el efecto rebote?

El hecho de que nuestra grasa corporal empiece a aumentar después de haber seguido una dieta o habernos sometido a un tratamiento quirúrgico se da básicamente por supervivencia de instinto de nuestro organismo.

Si empezamos a suministrar menos nutrientes y energía a nuestro cuerpo, éste lo interpretará como un período de carencia por el cual empezará a ahorrar y almacenar energía. Por ello, es habitual que cuando empiezas una dieta los primeros kilos que se pierdan sean líquidos retenidos, ya que el cuerpo empieza a eliminar toda el agua retenida.

Por esto mismo, si se vuelve a la alimentación y a los hábitos que se tenía antes de la dieta o el tratamiento, el cuerpo empieza a almacenar todos los recursos y energía que puede, por si hubiera otro periodo de carencia, y es entonces cuando empezamos a engordar de manera desmesurada.

¿Cómo puedo evitarlo?

No es ningún secreto que cuando hablamos de peso, siempre es más fácil bajarlo que mantenerlo en el tiempo. Sin embargo, si se siguen una serie de pautas y se establecen unos hábitos saludables, será mucho más fácil poder mantener el peso que hemos conseguido y evitar el efecto rebote.

 

CONSEJOS PARA EVITAR EL EFECTO REBOTE:

  • Las dietas siempre bajo la supervisión de un profesional: de manera que nos asegure que será un proceso mantenido en el tiempo y que nuestro cuerpo recibirá todos los nutrientes necesarios en su correcta medida.

 

  • Para perder peso NO hay que pasar hambre: De hecho, el pasar hambre puede ser perjudicial; para nuestra salud y porque nos puede llevar a ansiedad y a atracones.

 

  • Bajar de peso progresivamente: Es la mejor manera para evitar el efecto rebote y no recuperar los kilos de golpe y además es lo mejor para nuestra salud.

 

  • Reeducar nuestra alimentación: Es decir, comer de manera saludable y abrir nuestra mente; no tener a los alimentos sanos como una obligación, si no, como un aliado que mejora nuestra salud y nos ayuda a mantener el peso. Puede ser una aventura, encontrar nuevas recetas y nuevos platos.

 

  • Ejercicio físico: Es fundamental, necesitamos comer bien y ejercitar nuestro cuerpo. En el equilibrio de estas dos pautas está el éxito para evitar recuperar kilos de más.

 

En definitiva, la clave está en el equilibrio. Estas son algunas de las pautas que pueden ayudar a evitar el efecto rebote, pero sin duda, en estos casos lo más conveniente y recomendable es actuar siempre bajo los consejos y el asesoramiento de un profesional.

 

 

¿Tienes alguna duda?

Déjanos un comentario con tu opinión

Añade un comentario

Nombre

Email (no se mostrará)

Comentario