Tratamientos

Miopía, hipermetropía y astigmatismo: ¿Qué son y cómo se corrigen?

Seguro que has oído hablar de la miopía, hipermetropía y astigmatismo. Pero puede que no conozcas cuáles son las diferencias de estas anomalías refractivas del ojo, ni qué tratamientos tiene cada una.

 

Si hablamos de miopía, hipermetropía y astigmatismo seguro que tienes claro qué se trata de problemas de la vista. Sin embargo, es más difícil conocer cuáles son sus diferencias y que tratamientos oftalmológicos se pueden utilizar para cada uno de estos defectos ópticos.

 

¿Que son la miopía, hipermetropía y astigmatismo?

Cómo ya hemos adelantado en este post, la miopía, hipermetropía y astigmatismo son defectos ópticos. Concretamente se trata de defectos relacionados con la refracción ocular.

Estos problemas de refracción evitan que la luz que se enfoque de la manera correcta en la retina. Se trata de defectos de graduación que impiden que la imagen se enfoque correctamente en la retina, causando así una visión borrosa.

La miopía, hipermetropía y astigmatismo no son enfermedades en sí, más bien, el problema reside en que la forma del ojo no es la correcta, que la longitud del globo ocular es demasiado larga o demasiado corta, o que existen cambios en la córnea o envejecimiento del cristalino.

 

Miopía: ¿qué es y cómo se corrige?

Identificar la miopía es relativamente fácil. Se caracteriza porque quien la padece puede ver muy bien de cerca pero tiene dificultades para ver de lejos.

Esta alteración visual se produce a causa de una curvatura excesiva del cristalino, que provoca que problemas en la refracción de la luz. Los rayos de luz que entran convergen directamente delante de la retina y no sobre ella como pasaría en un ojo sin este defecto óptico.

Puede aparecer en la infancia por factores genéticos de los padres, aunque también es posible que se desarrolle por otros factores externos con el paso del tiempo.

 

Hipermetropía

Al contrario que una persona miope, alguién con hipermetropía ve con mayor claridad los objetos lejanos y tiene problemas para enfocar y ver de cerca.

En este caso el problema con la refracción de la luz, es que cuando ésta entra lo hace por detrás de la retina y por tanto las imágenes se forman de manera distorsionada y desenfocadas.

Este defecto visual es causado por tener un globo ocular más corto de lo habitual o cuando la córnea o el cristalino presentan una forma anormal.

 

Astigmatismo

Este problema de la vista está causado por la curvatura de la córnea y su proporción en vertical y horizontal. Es decir, la córnea tiene una forma elíptica u ovalada en desproporción, causando que cuando entre la luz, se enfoque más en unas partes de la retina que en otras.

Por tanto, las personas con astigmatismo verán de forma distorsionada y borrosa tanto de cerca cómo de lejos. Además esta anomalía de la vista suele acompañar a la miopía o hipermetropía.

 

Diagnóstico y tratamiento de la miopía, hipermetropía y astigmatismo.

El primer paso para poder tratar los problemas de la miopía, hipermetropía y astigmatismo será acudir al profesional de la oftalmología para que realice un diagnóstico.

Los optometristas u oftalmólogos realizan pruebas para medir la refracción de la luz y la graduación con el fin de determinar qué patología visual es la de cada paciente. De esta manera, con un diagnóstico el oftalmólogo te podrá aconsejar cuál es el tratamiento más adecuado para ti.

 

Tratamientos para la miopía, hipermetropía y astigmatismo

La técnica utilizada para corregir de manera definitiva los problemas de miopía, hipermetropía y astigmatismo es la cirugía refractiva.

Mediante esta cirugía refractiva se pretende corregir o reducir en gran medida la alteración o defecto visual que provoca la distorsión en la visión.

 

Técnicas de cirugía refractiva

Existen diferentes técnicas de cirugía refractiva que se pueden utilizar para la corrección de los problemas de miopía, hipermetropía y astigmatismo.

 

Laser Lasik:

Se trata de una intervención que permite corregir los problemas visuales asociados a la miopía, hipermetropía y astigmatismo. Esta cirugía refractiva corneal tiene como finalidad modificar la curvatura de la córnea. Para ello primero se retira una fina capa del tejido corneal con un bisturí mecánico. Después de retirar esta fina capa, el láser ya puede actuar sobre la córnea y modificarla para su correcto funcionamiento.

 

Láser PRK:

Esta técnica quirúrgica también permite corregir la miopía, hipermetropía y astigmatismo. Al igual que con el láser Lasik, también se pretende corregir la curvatura corneal.

La diferencia con el láser Lasik es que en este caso cuando se retira la fina capa de córnea, ésta no se corta, si no, que en este caso se separa la capa más superficial de la córnea (epitelio) sin realizar cortes. Después de la retirada del epitelio, se aplicar el Láser PRK para modificar la superfície corneal.

 

Láser Smile:

Es uno de los métodos más innovadores para la correción de miopía y astigmatismo. Es una técnica muy poco invasiva, ya que mediante una incisión de 4mm se aplica directamente el láser en el ojo. Así se evitan los cortes y mediante la incisión creada por el láser se logra extraer el lentículo refractivo y así corregir la forma de la córnea para una correcta visión del paciente.

 

Lentes ICL:

Se trata de un método innovador que corrige los defectos de la miopía, hipermetropía y astigmatismo mediante la implantación de unas lentes entre iris y cristalino o entre la córnea y el iris.

Se trata de unas lentes hechas de material biocompatible y que además son flexibles, evitando la molestia al llevarlas. Se implantan en el ojo a través de una cirugía refractiva que consiste en una pequeña incisión de 3mm.

 

¿Tienes alguna duda sobre estos defectos visuales?

 

Añade un comentario

Nombre

Email (no se mostrará)

Comentario

Comentarios (1)

#1 Manolo

soy miope de toda la vida y por fin en un mes me voy a hacer el láser smile!! espero que sea tan efectivo como dicen

Publicado el 02 de agosto de 2019