Tratamientos

Riesgos de la cirugía láser ocular y cómo prevenirlos

Todas las operaciones e intervenciones quirúrgicas conllevan ciertos riesgos y posibles complicaciones. En este post te contamos cuáles son los riesgos de la cirugía láser ocular.

Pasar por quirófano sea cual sea la intervención siempre conlleva algún riesgo y posible efecto secundario. Aunque se trate de algo infrecuente, es importante conocer las posibles complicaciones que pueda tener la intervención a la que te vas a someter. En este post te contamos cuáles son los riesgos de la cirugía láser ocular.

 

¿Qué es la cirugía láser ocular?

Es una cirugía refractiva que se realiza en los ojos con la finalidad de corregir, eliminar o disminuir problemas de la vista como la miopía, hipermetropía y astigmatismo así como otros defectos visuales como la vista cansada.

Esta operación de la vista se realiza a través de una técnica en la que se emplea un láser con el que se modifica la curvatura de la córnea con la finalidad de conseguir recuperar una correcta visión y corregir los problemas visuales de cada paciente.

Aunque sea una intervención sencilla y poco invasiva, no deja de ser una cirugía y por tanto la operación de la vista tiene riesgos que es importante conocer.

En este post te contamos cuáles son los riesgos de la cirugía láser, pero antes de centrarnos en los posibles efectos secundarios, primero debes saber si eres un buen candidato para operarte de la vista.

 

¿Cuando puedo operarme de la vista?

Es importante conocer los riesgos de la cirugía láser, pero antes de hablar de las posibles complicaciones y efectos secundarios, debes comprobar si realmente eres un buen candidato para esta operación.

No todo el mundo cumple con los requisitos mínimos para poder ser operado de la vista, ya que existen ciertos factores que pueden hacer que esta operación no sea la indicada para ti.  Así que una buena manera de prevenir los riesgos de la cirugía refractiva es conocer cuándo puedes operarte de la vista y si eres un buen candidato.

Factores que en la cirugía refractiva aumentan los riesgos y limitan los óptimos resultados:

  • Tener unas córneas irregulares o demasiado finas

  • Tener midriática (pupila dilatada)

  • Tener un error de refracción elevado

  • Padecer el síndrome del ojo seco

  • Estar embarazada

  • Padecer ciertos trastornos autoinmunes o degenerativos

 

Si padeces o te encuentras dentro de alguno de estos factores seguramente no sea recomendable que te sometas a la intervención, ya que tendrías más posibilidades de padecer los riesgos de la cirugía láser.

Aunque lo más importante siempre es que priorices las recomendaciones de tu oftalmólogo, él será quién decida si es posible operarte y cuando será el momento oportuno para los mejores resultados.

 

Cirugía refractiva: Riesgos

Después de analizar los diferentes factores que condicionan si eres un buen candidato o no para esta intervención, es el momento de conocer los posibles efectos secundarios, complicaciones y riesgos que pueden tener la operación de la vista.

 

Efectos secundarios de la cirugía refractiva y otros riesgos:

Astigmatismo irregular:

La operación de la vista conlleva riesgos como el astigmatismo irregular. Puede estar provocado por el mal uso del láser durante la intervención. Si el láser no estuvo centrado correctamente en la córnea o si se ha tenido una cicatrización irregular después de la intervención se puede llegar a padecer este problema que tiene consecuencias como la visión doble o “imágenes fantasma”.  En este caso sería necesario volver a tratar el ojo mediante cirugía para corregir el problema.

 

Crecimiento epitelial:

Las células de la capa externa de la córnea pueden crecer debajo del colgajo después de la intervención, es algo bastante común. En la mayoría de casos el crecimiento epitelial desaparece sin causar ningún problema. Sin embargo, en un 2% de pacientes no llega a desaparecer y experimentan problemas como visión borrosa. En esos casos es necesario volver a intervenir para eliminar las células epiteliales y acabar con el problema.

 

Queratitis lamelar difusa:

Se trata de una inflamación que se genera debajo de la capa articulada por la cirugía láser. Es habitual que se produzca un poco de inflamación pero debe tratarse con antibióticos y con lo que considere el oftalmólogo, ya que de no tratarse podría tener consecuencias como la pérdida de visión.

 

Queratectasia o queratocono:

Se trata de un riesgo de cirugía refractiva muy poco común. Es una protuberancia de la superficie del ojo que puede ocurrir en el caso de que durante la operación se retire demasiado tejido de la capa de la córnea o si la córnea es demasiado débil. En estos casos se suele recomendar a los pacientes el uso de lentes de contacto impermeables al gas.

 

Ojo seco:

La mayoría de los pacientes experimenta durante un tiempo el síndrome del ojo seco después de haberse sometido a una operación de vista. Este riesgo de la cirugía láser es bastante común y tiene fácil tratamiento; habitualmente con la aplicación de gotas lubricantes para los ojos es suficiente para acabar con este problema.

 

Subcorrecciones, sobrecorrecciones o regresiones:

Es posible que después de la intervención no se obtengan los resultados esperados. Esto puede deberse a diversos factores; a que se retiró poca o demasiada capa de la córnea, o a que el ojo empeoró debido a un “exceso de curación” después de la operación.

En la mayoría de los casos esto se puede tratar y solucionar mediante otra corrección visual con láser.
 

Infección ocular:

La cirugía refractiva tiene riesgos como padecer una infección ocular después de la intervención. Para evitar una complicación como esta, es importante seguir los consejos para el postoperatorio de la cirugía láser ocular de tu oftalmólogo. Ya que siguiendo los cuidados que éste te indique, será menos probable que acabes teniendo una infección ocular.

 

¿Cómo puedo prevenir los riesgos de la cirugía láser?

Tal y como hemos comentado durante este post, para prevenir los riesgos de una cirugía refractiva lo más importante será acudir a tu oftalmólogo y seguir sus consejos e indicaciones.

En primer lugar, deberás acudir al profesional de la oftalmología para conocer si tu caso puede ser tratado y si no tienes factores de riesgo que pudieran suponer un problema para la intervención y para los resultados.

Y si finalmente eres un candidato apto para la operación, una vez hayas pasado por quirófano deberás seguir todas las indicaciones de preoperatorio, postoperatorio y cuidados que tu oftalmólogo considere.

 

Estos son algunos de los consejos y cuidados que puedes seguir para prevenir y evitar los riesgos de la operación de la vista:

✔ Mantén higiene correcta y constante en manos y cara para evitar infecciones

✔ Evita siempre frotar tus ojos

✔ No utilices maquillaje durante el mes posterior a la operación

✔ No tapes el ojo operado con tu mano

✔ Durante las primeras semanas utiliza gafas de sol en la calle

✔ Evita dormir boca abajo durante los primeros días

✔ No realices esfuerzos físicos

 

Estos son algunos de los consejos que te ofrecemos desde Cliniky, pero como ya hemos repetido durante este post, siempre debe prevalecer el consejo y la opinión profesional. En Cliniky puedes encontrar tu clínica de oftalmología más cercana en Barcelona.

 

Ahora que ya conoces los riesgos de la operación de la vista ¿te operarías?

 

 

 

Añade un comentario

Nombre

Email (no se mostrará)

Comentario

Comentarios (1)

#1 Mónica Andrés

me encantaría hacermela pero me da pánico...ojala alguien que se la haya hecho pudiera cobtarme qué tal

Publicado el 09 de julio de 2019