Tratamientos

Tipos de injertos capilares

La técnica de injerto capilar se puede realizar a través de distintos métodos y en todos los casos los resultados son de una aspecto más joven y natural. Te contamos qué método es el que mejor se adapta según tus características.

¿Necesitas un injerto capilar?

El injerto capilar es una técnica que consiste en la reimplantación de pelo desde la zona donante hasta la zona donde se ha producido un problema de calvicie o de caída de pelo. El único objetivo es conseguir que la persona se sienta segura y confiada con su nuevo aspecto más rejuvenecido.

Según el tipo de calvicie o caida de pelo, es más recomendable usar una técnica u otra de inserción. Desde Clíniky queremos que conozcas esta información, para saber cuál podría ajustarse mejor a tu caso.

 

¿En qué consiste cada tipo de injerto capilar?

Actualmente hay dos tipos de injertos capilares para elegir: FUSS y FUE. Ambos están pensados para personas con calvicie pero, siempre se recomienda hacerse una técnica u otra según qué caso.

Por un lado la técnica FUSS es un método mediante el cual se extrae una tira de piel con cabello, de una extensión de 15 cm de largo y 1 cm de ancho aproximadamente. Después se procede a coser la zona donde se ha retirado la tira y el siguiente paso es separar los folículos pilosos de dicha banda -mediante un microscopio- para poder trasplantarlos posteriormente.

Por otro lado, la técnica FUE es un poco más simple ya que consiste en la retirada del folículo piloso uno a uno, extrayendo en este caso el folículo que más cabellos tenga ej. 3 por folículo. Más tarde, se insertan en la zona afectada. Además, esta técnica también se puede hacer de forma automatizada con el sistema SAFER.

En los dos tipos de injertos capilares el tiempo de duración de las cirugías es de entre 4 a 8 horas, no requieren hospitalización, no es necesario aplicar anestesia general y los resultados y la recuperación son rápidos: los resultados los vemos en 1 o 3 meses y el periodo de recuperación se encuentra entorno a 1 y  3 días.

 

¿Qué tipo de injerto capilar me conviene?

Como venimos diciendo, es recomendable, según el caso, hacerse un tipo de injerto capilar u otro ya que cada uno tiene sus ventajas y desventajas. Encontramos las siguientes:

Método FUSS:

Ventajas

  • La extracción es más rápida, ya que de una banda de piel con cabello se extraen varios folículos a la vez.

  • No es necesario depilar el pelo.

Desventajas

  • Implica hacer una incisión y por tanto la piel tiene que cicatrizar.

  • La retirada de los puntos es entorno a los 10-12 días, desde el transplante.

  • Por la cicatriz no se puede usar el pelo muy corto (afeitado).

  • Un riesgo mayor al extraer el folículo de la banda de piel con cabello.

  • Las personas con baja densidad capilar no podrían hacerse el tratamiento ya que la cicatriz sería más visible.

 

Método FUE:

Ventajas

  • No hay sutura por puntos, ni se usa el bisturí para la extracción.

  • No hay cicatriz.

  • El paciente puede usar el pelo largo, corto o muy corto.

  • Periodo de recuperación muy rápida, los folículos extraídos cicatrizan a los 4-5 días.

  • Se pueden usar pelos de distintas partes del cuerpo.

  • Hay mucho menos riesgo a dañar un folículo en su extracción.

En el caso de usar esta técnica con el sistema SAFER, el daño sobre los folículos se minimiza y el resultado final, es ligeramente más positivo.

Desventajas

  • La duración es más larga ya que extraer cada folículo individualmente, supone más tiempo que en el otro tratamiento.

  • Hay dificultades si el pelo es rizado o muy fino.

  • El pelo de color blanco es más difícil de extraer.

  • El cuero cabelludo quedará afeitado en la zona donde se hace la extracción.


 

Hoy en día el no tener pelo ya no es un problema y gracias a estas dos técnicas puedes usar la que mejor se ajuste a las características de tu pelo. Así podrás gozar de una melena que te aporte juventud sin que quede artificial ya que se estaría trasplantando tu propio pelo.

Eso sí, para que el resultado sea el apropiado deberás de seguir las indicaciones del especialista para el cuidado tanto de la zona trasplantada como de la cicatriz, en el caso de la técnica FUSS.

 


 

Si tiene alguna duda,

Déjanos un comentario

 

Añade un comentario

Nombre

Email (no se mostrará)

Comentario