Esta web utiliza ‘cookies’ para mejorar su experiencia. Al continuar navegando acepta su uso. Más información

Endodoncia
Odontología

Endodoncia

La endodoncia es uno de los tratamientos más demandados por los pacientes en el dentista. Consiste en la extracción total de la pulpa dental con el fin de salvar un diente que está dañado.

Pide información

En qué consiste

La endodoncia o tratamiento de conductos, es el tratamiento que utilizan los profesionales de la odontología y que consiste en extraer de manera total o parcial la pulpa del diente y sellar el conducto pulpar.

Esta sencilla intervención se aplica en pacientes que tengan una inflamación en la pulpa (parte interior del diente que contiene los nervios y vasos sanguíneos), ya sea causada por una caries o algún golpe o traumatismo. Gracias a este tratamiento, la pieza que tenga la pulpa dañada podrá repararse y así evitar una posible exodoncia.

Tipos de endodoncia

Existen diferentes tipos de endodoncia que se clasifican según el número de raíces o conductos pulpares en los que se vaya a realizar el tratamiento:

  • Unirradicular: afecta a dientes con una sola raíz y con un único conducto pulpar, es decir, a los dientes anteriores o premolares.
  • Birradicular: se aplica en dientes con dos raíces, es decir, en los premolares y molares.
  • Polirradicular: en este caso afecta a dientes con más de dos raíces, es decir, a molares.

¿Cómo se hace?

Esta intervención requiere de anestesia local y consiste en perforar la corona del diente para acceder a la pulpa dental y extraerla de manera total o parcial. Una vez la pulpa esté extraída, se procede a limpiar de manera exhaustiva el conducto pulpar para dejarlos limpios de gérmenes, evitando así la posible inflamación de la pulpa. Por último, se realiza una obturación que consiste en el sellado del diente y que supone el cierre de los conductos.

Beneficios

  • Evita la posible exodoncia de la pieza dental
  • Aporta salud y devuelve la funcionalidad a un diente que está dañado
  • Acaba con el dolor que supone la inflamación del nervio
  • Evita futuras infecciones gracias a la acepción de los conductos

A tener en cuenta

Durante las primeras horas después de haberte realizado una endodoncia puede que notes un pequeño hormigueo en la zona donde se te ha aplicado la anestesia. Durante el tiempo que sientas la boca adormecida es aconsejable que evites masticar por la zona donde lo notes, con el fin de evitar morderte la lengua.

Cuando finalmente pase el efecto de la anestesia, puede que empieces a experimentar dolor durante la masticación, habitualmente esta sensación suele estar presente durante 2 o 3 días. Lo más aconsejable es que evites comer por el lado en el que te han realizado el tratamiento de conductos y que mantengas una higiene bucal adecuada.

Detalles

Financiación completa del tratamiento

Tiempo 30-120 minutos

Hospitalización No requerida

Todo incluido

Recuperación No requerida

Resultados Inmediatos

Haz una pregunta

¿Tienes alguna duda sobre el tratamiento o deseas pedir información?

Antes de firmar la solicitud, debes leer la información básica sobre protección de datos que aparece aquí